El Leicester saquea el Etihad

Partido excelso de los hombres de Brendan Rodgers (2-5) capitaneados por un gran Jamie Vardy que señaló el camino hacia la victoria con un triplete. A pesar de adelantarse pronto en el marcador, el Manchester City no fue capaz de dominar a un equipo muy correoso. Además tampoco ayudó que concedieran tres penaltis. Los zorros se alzan en lo más alto de la clasificación con tres victorias en tres partidos

 

El Leicester lo ha vuelto a hacer. Otra vez fue ese equipo indomable, incomodo para los equipos con el papel de favorito. Son como una guerrilla, que golpea en el momento más inoportuno para el rival y causa el mayor daño posible. Hoy contra el City se les presuponía como el equipo que iba a perder. Y nada más lejos de la realidad. Empezaron perdiendo apenas cinco minutos después del pitido inicial, con un golazo de Riyad Mahrez ante su antiguo equipo. Parecía que la defensa de cinco planteada por Rodgers no iba a dar el resultado que se pretendía. Ya se sabe, encajando tan pronto lo normal es que el equipo tenga que recomponerse, buscando alternativas al plan inicial. No fue así. El Leicester siguió con el mismo guion, defender fuerte atrás y salir rápido al contraataque para golpear con su hombre objetivo. Su estrella.

Y es que lo de Jamie Vardy ya no nos debería sorprender pero lo sigue haciendo. Año tras año sus cifras goleadoras se mantienen, año tras año su inteligencia crece. Vardy no corre por correr, lo hace con sentido. A sus 33 años ya no cuenta con la misma resistencia que antes, pero la velocidad y el olfato se mantienen intactos. Los Foxes sufrieron al principio porque no le encontraban. Porque la presión adelantada del City, bien planificada por Guardiola, hacía que los Skyblues recuperaran muy rápido la bola. Y Vardy sin balón sufre como cualquier otro futbolista. Solo necesitaban darle una, él se encargaría del resto. Y así fue, cuando Barnes le encontró a la media hora dentro del área. El ariete tiró un gran desmarque y Walker lo derribó torpemente, permitiéndole marcar para empatar y desatar el comienzo de la tormenta. Porque después del primer gol, se le nubló el cielo a los azul cielo.

Buscando alternativas, Guardiola introdujo al joven Liam Delap, hijo del legendario Rory Delap, como ariete. Su entrada propició la salida de Fernandinho, el pilar maestro del City, cayéndose toda la estructura de los locales. Vardy tenía metros, liberado del siempre pegajoso marcaje del brasileño. Una vez más le volvieron a encontrar en el área tras una gran jugada entre Tielemans y Castagne que acabó en un pase de la muerte y en un golazo de tacón del ‘9’ de los zorros que hacía saltar por los aires todo el plan. Cinco minutos después, Vardy cerraba su triplete tras otro penalti transformado y cometido sobre él por Eric García. No había una sensación amplia de superioridad porque ni el Leicester estaba rozando la excelencia ni el City estaba jugando mal. Pero los de Rodgers estaban ganando todos y cada uno de los duelos individuales. El muro funcionaba, la medular barría y Barnes-Vardy asaltaban las posiciones defensivas. Un año más queda claro que el City tendrá que gastar en defensa, el mal endémico de los equipos grandes en los últimos tiempos.

El Leicester golpeó una vez más con un golazo desde fuera del área de James Maddison, que hoy entró de relevo por culpa del esquema táctico. El City, poco después, redujo distancias con el primer tanto de Aké como jugador del Manchester City, pero de nada sirvió, puesto que la recta final, el tercer y último penalti de la tarde para los Foxes sería transformado por Youri Tielemans, cerrando una manita de ensueño gracias a la colaboración de Benjamin Mendy, uno de los grandes señalados tras el desastre de la tarde de hoy. El resultado es sorprendente, sin duda. En 686 partidos como entrenador, Pep Guardiola jamás había encajado cinco goles en contra. Y hoy fue sorprendido por los guerrilleros de Rodgers, un equipo que año tras año reclama su derecho de entrar en el club de los grandes de la Premier League. Una escuadra muy a tener en cuenta. Un auténtico dolor de muelas.

 

FICHA TÉCNICA

Manchester City: Ederson; Walker, García, Aké, Mendy; Rodri, Fernandinho (Delap, min 51); Mahrez, De Bruyne, Foden (Torres, min 64); Sterling.

Leicester City: Schmeichel; Amartey, Evans (Fuchs, min 80), Söyüncü, Castagne, Tielemans, Mendy, Justin; Praet (Maddison, min 69), Barnes, Vardy (Iheanacho, min 85).

Goles: Mahrez (min 4), Aké (min 84) / Vardy ( penalti min 37, min 54, penalti min 58), Maddison (min 77), Tielemans (penalti, min 88).

Estadio: Etihad Stadium.

 

Twitter: @APortillo21 @ProyectoPremier

Comments are closed.