El Everton asoma la cabeza

El Everton logra salir de las posiciones calientes de la clasificación con un imponente golpe sobre la mesa (2-0) ante un West Ham irreconocible. Bernard y Sigurdsson, que comenzó en el banquillo, con sendos golazos dejaron los tres puntos en Goodison Park para romper con las cuatro derrotas consecutivas del equipo. Roberto, que fue de la partida, evitó una goleada ‘toffee’.

El Everton parece que saca las garras. Ha tenido que verse en las peores para ofrecer síntomas de esperanza, pero al fin ha sacado el orgullo que se presumía inexistente en este inicio de curso. Todo eso le faltó a un West Ham que deambuló sin alma por Goodison Park y que pudo llevarse un buen saco de no ser por la falta de tino de los ‘toffees’ y su guardameta Roberto. Va a echar unas cuantas broncas seguro Manuel Pellegrini.

El West Ham no sabía ni por dónde le daba el aire. Haller, desconectado de todos sus compañeros, era un islote al que ni siquiera le llegaba una botella con mensaje. Sin idea alguna para meter miedo estaban los ‘hammers‘. A golpe de intensidad, por el otro lado, y del talento de Bernard comandaba el choque un Everton al que se le notaba con ganas de revertir su situación clasificatoria. El mismo Bernard precisamente se marcó un ‘yo me lo guiso yo me lo como’. Pisó y recortó para hacerle el lío a Masuaku y, cuando parecía que el que se pasó de tuerca fue el brasileño, la coló por el único resquicio que dejó Roberto por el palo corto. Un señor gol que si lo meten otros lo estamos viendo en bucle.

Los primeros cinco minutos del West Ham al regresar de los vestuarios fueron un completo espejismo. Fornals se encontró con una asistencia en bandeja de Yarmolenko (sustituyó al inoperante Felipe Anderson al descanso) que remató mordida llenándose de balón, reflejo fiel de un West Ham que seguía adoleciendo de falta de ritmo. Los duelos por alto con Yerri Mina a modo mariscal eran un quebradero de cabeza para la defensa ‘hammer‘. Hasta de tres oportunidades, una con gol anulado incluido sin saber por qué, dispuso el colombiano para sentenciar.

Y para duelos, el que protagonizaron Issa Diop y Richarlison. No se recordaba algo tan estrecho y ‘amistoso’ desde el McGregor vs. Khabib del año pasado. El brasileño fue un saco de golpes de todos. Esperemos que gaste bien en espinilleras. Sin duda, el marcador era la mejor de las noticias para un West Ham que tendría que haber dado gracias a todos los santos de haber sacado algo positivo de Goodison Park. Mientras tanto, Roberto se ocupaba de que no incrementara la ventaja en contra sacando de quicio a Iwobi y un Sigurdsson que no fue de la partida pero que terminó sacudiendo la red rival con un golpeo marca de la casa del islandés en el descuento.

Así seguro que sí, el Everton tendrá licencia para ponerse grandes objetivos. Su mal comienzo de torneo quizás le lastra en ese sentido, pero los ‘toffees’ han demostrado que la casta la tenían aparcada en los vestuarios. El West Ham lo ha vivido en sus carnes y el castigo pudo ser bastante peor.

 

Ficha técnica:

Everton: Pickford; Sidibé, Keane, Mina (90+3′ Holgate), Digne; Davies, Gomes, Bernard, Iwobi (Sigurdsson 87′), Walcott (Kean 85′); y Richarlison.

West Ham: Roberto; Fredericks, Diop, Ogbonna, Masuaku; Rice, Noble (Ajeti 73′), Fornals (Wilshere 62′), Lanzini, Anderson (Yarmolenko 46′); y Haller.

 

Goles: 1-0 min.16 Bernard; 2-0 min.90+1 Sigurdsson.

 

Twitter: @ProyectoPremier / @velooci

Comments are closed.