Al Leicester le van las emociones

El Leicester se hizo con la victoria (2-1) tras remontar el tanto de Harry Kane en la primera mitad. Los ‘foxes’ encontraron premio a su ritmo frenético y lograron voltear el marcador gracias a Ricardo Pereira y Maddison, este último al borde del descuento, que completó un encuentro sensacional. El VAR anuló un tanto a Ndidi y otro a Aurier.

El Leicester se ha aficionado a la escalada. Cuatro temporadas después de protagonizar una de las machadas de la historia con su título de liga, los ‘foxes‘ han decidido dar un nuevo golpe sobre la mesa con el cometido de codearse en las alturas este curso. Hasta a desafiar cualquier estadística se atreven puesto que han logrado remontar un marcador adverso al descanso, cosa que no sucedía tras 46 partidos. Con algunos del ‘big six’ en transición y el Leicester con una plantilla más que compensada, quizás sea su momento de volver a revolverse. Un tal James Maddison se empeña en creer en ello.

Si este Leicester parece más que predispuesto a brindar emociones fuertes, el VAR no quiso ser menos en el King Power. Gazzaniga se salvó de convertirse en carne de meme tras un fallo garrafal que permitió a Ndidi mandarla al fondo de la red. El fuera de juego posicional de Ayoze en el disparo anterior de Tielemans le privó adelantarse al Leicester. Poco honor del meta argentino en esa jugada hacia su compañero Lloris, que no pudo acudir a la cita por paternidad. No iba a ser la única intervención directa del VAR, ya que le tocaría al Tottenham padecer la otra cara de la moneda en la segunda parte. Por milímetros, literalmente, estaba en fuera de juego Son antes de que Serge Aurier pudiera levantar los brazos. Jarro de agua fría en lo que pudo ser la sentencia para el Tottenham.

Sentencia sí, no habéis leido mal porque antes de eso, Harry Kane apareció en escena como el salvavidas en el que se erige constantemente. Marca como quiere. Incluso cayéndose. De esa guisa abrió la lata el fantástico delantero inglés que se metió entre toda la defensa del Leicester y aprovechó la inercia de su caída para dejar boquiabierto a todo el mundo. No va a dejar de sorprendernos nunca Harry. Tampoco puede hacerlo todo él. Al fin y al cabo, que nadie olvide que es humano.

Instantes después al gol anulado a Aurier, el segundo del choque, procedió a igualar el marcador Ricardo Pereira aprovechando una irrupción por sorpresa. Quien sorprende cada vez menos consolidándose como la estrella del King Power es James Maddison, que puso en pie a su hinchada con un latigazo lejano para culminar la remontada. Si en su día lo fue Riyad Mahrez, Maddison es el indiscutible futbolista diferencial de este Leicester. El que más goles anota desde fuera del área, por cierto, exactamente cinco desde la temporada pasada. Un lujo de jugador que quiere los galones para agitar la coctelera en lo alto del fútbol inglés.

No será el dueño del fútbol más vistoso, pero este Leicester presenta sus credenciales para amenazar a los que se despisten por arriba. Aunque sea circunstancial más que otra cosa, los de Brendan Rodgers se aúpan a la segunda plaza a expensas de lo que haga, entre otros, el Manchester City. Es pronto para meterle entre los grandes, pero que les corten las alas. Nadie lo hizo hace 4 años y pasó lo que pasó.

 

Ficha técnica:

Leicester City: Schmeichel; Pereira, Evans, Soyunçu, Chilwell; Ndidi, Tielemans (Choudhury 84′), Barnes (Gray 80′), Ayoze (Praet 67′), Maddison; y Vardy.

Tottenham: Gazzaniga; Aurier, Alderweireld, Vertonghen, Rose; Winks, Ndombelé (Lucas 86′), Sissoko (Wanyama 67′), Lamela (Eriksen 79′); Son y Kane.

 

Goles: 0-1 min.30 Kane; 1-1 min.69 Pereira; 2-1 min.85 Maddison.

 

Twitter: @ProyectoPremier / @velooci

 

Comments are closed.