El Liverpool vuelve a reinar en Europa

Broche de oro a una temporada europea increíble (0-2) para los hombres de Jürgen Klopp que, un año después, se sacaron la espina de la final de Kiev. Dominando en ambas áreas se llevaron una final que no se prestó en exceso al espectáculo salvo en contadas ocasiones. El Tottenham quiso pero no pudo hacer nada para neutralizar los goles de Salah y Origi. Los reds levantan su sexta Champions catorce años después del milagro de Estambul

 

Cuatro temporadas después de un reinado incontestable del Real Madrid en el continente, volvemos a tener un nuevo campeón. Y no uno cualquiera, sino el tercer equipo con más entorchados continentales tras los blancos y el Milan. El Liverpool vuelve así a ser el campeón de Europa tras haber realizado un torneo magistral. No solo anuló al Tottenham hoy. Arrasó a Porto y Barcelona con una suficiencia digna de un campeón. Hoy se vio a un equipo queriendo quitarse de encima la etiqueta de perdedor. Tras caer en Basilea contra el Sevilla hace dos años en la Europa League y contra el Real Madrid el año pasado, hoy el destino inclinó la balanza hacia los de Anfield. Y se vio desde el primer minuto, nunca mejor dicho. A los 27 segundos, Sadio Mané realizaba un pase que fue interceptado por la mano de Moussa Sissoko. Unos dirán que era, otros que no. Lo que está claro es que Skomina no dudó en señalarlo, con la confirmación del VAR tras un minuto. Mohamed Salah, que abandonó el Olímpico de Kiev de manera prematura el tapete hace un año, no falló desde los 11 metros. El viento soplaba de cara, llevando en volandas a los hombres de rojo.

Todo lo contrario le ocurría al Tottenham. No solamente por el tempranero penalti, sino en general. Los de Pochettino no estaban cómodos. Se dedicaron a pensar mucho cada balón que tenían. Muchas dudas, muchos nervios, muchas imprecisiones. Esta era la quinta vez que los spurs iban por detrás del marcador en esta campaña. Se sobreentendía que, habiendo salido del apuro tanto en Milan como en Amsterdam, hoy veríamos una reacción similar. Pero no llegaba. Ni Kane, ni Son, ni Eriksen…nadie daba pie con bola. Si encima le sumas el entramado de presión sobre el rival que plantea Klopp, todo es mucho más complicado. Quizás podríamos destacar a Lloris, que evitó dos ocasiones claras en la primera mitad. Por cierto, una primera mitad que no pasará a la historia por su emoción y su juego vistoso.

La segunda parte tuvo el guión similar a la primera. El Tottenham comenzaba a darse cuenta de que necesitaba marcar y buscó más acercarse al arco de Alisson, que sacó un par de manos providenciales pero que no estuvo demasiado exigido. Por su parte, el Liverpool leyó el partido correctamente, sabiendo que no podía dejarse llevar. Klopp movió el banquillo, quitando a Wijnaldum y a un inofensivo Firmino para meter el trabajo incansable de Milner y al chico de oro, Divock Origi. Mientras Pochettino dio entrada al héroe de Amsterdam, Lucas Moura, que agitó el frente de ataque. Pero no era suficiente. Además los problemas físicos se le acumularon al técnico argentino. Trippier, Rose y Sissoko estuvieron físicamente mermados, siendo el francés sustituido por Dier cuando no pudo más. Y el Liverpool, esperando su momento.

El Tottenham se lanzó al ataque, sabedor de que es mejor morir de pie que vivir de rodillas. Salió a morder, a empujar a los reds contra su portería. Pero el esfuerzo fue futil y así, en el minuto 88, Divock Origi aprovechaba un pase de Milner para batir a Lloris por abajo con un buen disparo cruzado, sellando así el destino de la final.

No quiero acabar la crónica sin hacer una mención especial a Jürgen Klopp. Es bien sabido que es uno de los mejores técnicos del mundo. Pero ha habido gente que se ha empeñado en tildarle de perdedor. Hoy era su octava final, habiendo perdido todas menos una. Tras una temporada magnífica, es difícil no simpatizar con el bueno de Jürgen. Un hombre que se ha ganado el corazón de cada equipo donde ha estado, que tiene el respeto de los rivales. Que arriesga y no siempre gana. Que es valiente y que hoy, por fin, se une al club de los campeones de Europa. Felicidades Jürgen, felicidades reds, felicidades Liverpool. La Sexta ya está en casa. En Anfield. ¡Disfrutadla!

 

FICHA TÉCNICA

Tottenham: Lloris, Trippier, Alderweireld, Vertonghen, Rose, Winks (Moura, min 66), Sissoko (Dier, min 74), Eriksen, Dele (Llorente, min 81), Son, Kane.

Liverpool: Alisson, Alexander-Arnold, Van Dijk, Matip, Robertson, Fabinho, Henderson, Wijnaldum (Milner, mkin 62), Salah, Mané (Gomez, min 90), Firmino (Origi, min 58).

Goles: Salah (pen, min 2), Origi (min 88).

Árbitro: Skomina (Eslovenia)

Estadio: Wanda Metropolitano (Madrid).

Comments are closed.