Lucas Moura, Origi y Wijnaldum, tres estrellas inesperadas

Estas semifinales de Champions League han tenido a tres protagonistas inesperados: Lucas Moura, Divock Origi y Georginio Wijnaldum. Tres jugadores que en mayor o menor medida no tienen papeles claves en el Tottenham y Liverpool, pero que han resultado decisivos para llegar a la final de Madrid.

Nadie se esperaba a principios de temporada que Lucas Moura fuese a hacer un hattrick en el Johan Cruyff Arena en unas semifinales de Champions League, ni que los respectivos dobletes de Divock Origi y de Georginio Wijnaldum fuesen a resultar claves para imponerse al F.C. Barcelona y así llegar a su segunda final consecutiva.

La calidad de Lucas Moura está fuera de toda duda. Internacional por Brasil, subcampeón olímpico, campeón sudamericano Sub’20 y campeón de la Copa Confederaciones, el atacante brasileño recaló en Londres procedente del PSG, con quien fue campeón en Francia en 4 ocasiones. Su llegada al Tottenham tenía un objetivo claro, sacudirse de encima la llegada de Neymar a París que le había cerrado las puertas de la titularidad. Su papel con los Spurs en esta temporada y media ha sido bueno, pero siempre ha estado eclipsado por las otras grandes estrellas del equipo, como Harry Kane, Dele Alli o incluso Son. Precisamente la lesión del primero permitió a Lucas Moura volver a sentarse en la titularidad, y ha respondido con el que ha sido su primer hattrick en la competición, en el momento más inesperado, pero a la vez, en el momento que más necesitado estaba su equipo. Un momento que ya vivió en cuartos de final otro protagonista inesperado, Fernando Llorente.

Caso similar es el de Georginio Wijnaldum. Tras pasar por Feyenoord y PSV, el centrocampista neerlandés recaló en la Premier League de la mano del Newcastle. Tras una buena temporada con las urracas, fichó por el Liverpool, donde a pesar de jugar una gran cantidad de minutos y de partidos nunca ha sido una pieza clave para Jurgen Klopp, de hecho el martes formaba parte del banquillo de los reds. La lesión de Andrew Robertson le dio la oportunidad de salir en el descanso, y ese cambio fue clave, ya que su incorporación y la entrada en escena de James Milner por banda izquierda volvieron locos a los jugadores del Barça, sobre todo con las llegadas desde segunda línea del centrocampista, dando lugar al 2-0 y al 3-0 que momentáneamente empataron la eliminatoria en apenas 5 minutos. Un ciclón.

Y que podemos decir de Divock Origi. El delantero belga es uno de esos jóvenes talentos que el Liverpool detecta en ligas extranjeras. Fichado procedente del Lille con 20 años, pasó dos temporadas con los reds alternando lesiones, titularidades, suplencias y partidos en la grada. Se le buscó una cesión en el Wolfsburgo para contar con más minutos, y a pesar de que fue una mala campaña para su equipo, el delantero tuvo esos minutos respondidos con 6 goles. Con Roberto Firmino por delante, su papel en esta temporada volvió a ser el de antes, e incluso jugó un partido con el segundo equipo, pero la lesión del brasileño le permitió jugar 17 minutos el fin de semana pasado frente al Newcastle, anotando el gol de la victoria en el minuto 83.

Cuando mucha gente pensaba que Jurgen Klopp iba a apostar por Daniel Sturridge para la punta de ataque frente al Barcelona, fue el belga quien tuvo ese privilegio. Y gracias a él llegó el 1-0 que abría la lata y daba esperanza a Anfield, y el 4-0 que sellaba la remontada en uno de los partidos más espectaculares que se recuerda en el estadio red.

Tres jugadores que han respondido en momentos claves a la confianza de sus respectivos técnicos con creces, y que esperan seguir en esa línea de juego y de goles.

Twitter: @ProyectoPremier @AndresZV

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*