Archibald Leitch, el arquitecto de la Premier League

Una de las cosas que da carácter a la Premier League es el clima y el aspecto de sus estadios. Y el gran culpable de ello es Archibald Leitch, un arquitecto que se encargó de diseñar campos tan míticos como Anfield Road, Highbury, Goodison Park, Old Trafford o White Hart Lane.

Nacido en Glasgow en 1865 (donde también diseñó los dos principales estadios de la ciudad), se dedicó a diversos trabajos antes de obtener en 1899 su primer gran diseño para el mundo del fútbol, el estadio de Ibrox Park. El Rangers era el club de sus amores, e incluso diseñó la reforma del antiguo estadio sin cobrar ni una sola libra, aunque todo sea dicho, sin mucha fortuna, ya que un derrumbe en 1902 de una de sus gradas ocasionó 26 muertos y más de 500 heridos.

 

Este desastre supone un cambio en su mentalidad para la construcción de los campos de futbol posteriores, ya que abandona la madera y adopta el ladrillo y hormigón como material principal de la estructura. Sin muchos adornos, los estadios empiezan a blindarse contra posibles accidentes.

Unos cambios que Archibald Leitch puso en práctica  en la construcción de Ayresome Park en 1903, el antiguo estadio del Middlesbrough y en la siguiente remodelación de Ibrox Park, que pese a su primera mala experiencia volvió a acometer.

Los siguientes trabajos llegaron en Londres, con la reforma de Craven Cottage y la construcción de Stamford Bridge. Los dos grandes estadios de Liverpool pasaron después por sus manos, en Anfield Road y Goodison Park con sendas reformas.

Tras estos trabajos le siguen decenas más, y todos muy importantes. La reforma de White Hart Lane en 1909, la construcción de Old Trafford para el Manchester United y The Den para el Millwall en 1910. En 1913 se encargó del diseño de Highbury para el Arsenal y en 1914 de Villa Park para el Aston Villa.

El inicio de la Primera Guerra Mundial paralizó la meteórica carrera de Archibald Leitch como arquitecto de la Premier League, no volviendo a retomar sus trabajos hasta 1921 con el encargo de Dens Park para el Dundee escocés. A este trabajo le siguieron otros muchos, tanto en campos que nunca había tocado como St. James Park o Selhurst Park, como en campos donde acometía su segunda reforma, como en los dos de Liverpool o en Villa Park.

Además de todos estos campos que ya hemos citado, son muchos los que pasaron por las manos de Archibald Leitch en uno u otro momento, y de una u otra manera. Celtic Park del Celtic de Glasgow, Hampden Park, Leeds Road del Huddersfield, The Dell del Southampton, Valley Parade del Bradford o Windsord Park de Belfast.

Campos que han visto ganar Premier League, UEFA Champions League, Recopas de Europa y Copas de la UEFA. El único logro del que no puede presumir Archibald Leitch es de no haber construido un estadio que haya visto ganar un título de selecciones.

Twitter: @ProyectoPremier @AndresZV

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*