El Manchester United se salva sobre la bocina

Partido no apto para cardíacos (2-2) con especial emoción en los últimos 10 minutos del encuentro, en los cuales se marcaron tres goles. Los de Sam Dyche, con dos disparos, hicieron dos goles, pero los de Solskjaer no bajaron los brazos y con los tantos de Pogba de penalti y Lindelof en el último suspiro, pusieron en su casillero un punto que por el trabajo realizado les sabe a victoria. Para los visitantes marcaron Barnes y Wood

 

El Manchester United tiene estas cosas. Unos días puede ganar con claridad desarrollando un juego horrible, otros días puede jugar de manera espectacular y perder. Lo de hoy entra en la categoría de ’empate-victoria’. Y es que cuando hablamos del Burnley no hablamos de un equipo cualquiera. A pesar de no ser el mismo equipo que sorprendió a todos por su regularidad, los clarets son siempre un rival incómodo. No se puede especular con ellos. O les derribas rápido o te la pueden liar. El mejor ejemplo lo vimos hoy en Old Trafford. Tras una primera parte espantosa, con mucha posesión para el equipo de casa y apenas dos ocasiones claras, a Dyche se le veía contento. Su escuadra había disparado dos veces, ambas sin peligro. Pero mantenía a raya al equipo con mejor dinámica del último mes.  No siempre es atacar, no siempre es tener el balón. A veces todo se limita a esperar.

Y esperar da sus frutos. En el minuto 51, un grotesco error de Pereira en la salida de balón permitió a los visitantes golpear primero. Jack Cork estuvo listo y le robó la cartera al joven centrocampista para cederle el gol a Barnes, que definió con potencia para batir a De Gea. La cara del centrocampista era un poema, al igual que las caras de los jugadores del Burnley. El United, que no había parado de atacar, multiplicó sus esfuerzos liderados por un excepcional Pogba que ya, si que si, es el auténtico líder de los diablos rojos. Con Rashford, Lingard, la entrada de Alexis…el equipo ganó mucho peso en ataque. De no ser por un espectacular Heaton, que realizó varias paradas de enorme mérito, podríamos estar hablando de otro resultado. Ahora el United ya sabe sufrir en sus carnes lo que sufren los rivales los partidos que vemos a De Gea completamente inspirado.

Se arrojaba el United como el mar contra las rocas. El Burnley ni se movía. Ya ni ocultaba su deseo de perder tiempo, sabedor de que una victoria en Old Trafford podía significar un punto de inflexión. Incluso encontraron otro tanto gracias a la cabeza de Wood, que aprovechó un centro preciso de Westwood. 0-2 y Old Trafford hecho una furia. Todavía faltaba por llegar a la fiesta el señor colegiado. Jon Moss dio por válido el segundo tanto del Burnley que pudo ser ligeramente offside. Dio como falta un claro agarrón de Mee sobre Rashford cuando había sido dentro del área y finalmente le regaló al equipo local el penalti que supuso el 1-2, anotado por Pogba. El francés no falló la pena máxima provocada por un piscinazo claro de Lingard. Y en medio de la vorágine y apenas tres minutos después, se desató la locura. Con el United volcado por completo, Young centró al área. En primera instancia su pase fue rematado por Alexis y rechazado por Heaton, aunque el rechace lo cazó Lindelof para hacer su primer gol con la elástica roja y poner el empate sobre la bocina.  Un tanto más que merecido por un equipo que no bajó nunca los brazos. Un final de infarto. Un descorazonador desenlace para el Burnley. En definitiva: pura Premier.

FICHA TÉCNICA

Manchester United: De Gea, Young, Lindelof, Jones, Shaw, Matic, Pogba, Pereira (Lingard, min 63), Mata, Rashford, Lukaku (Alexis, min 67).

Burnley: Heaton, Bardsley, Tarkowski, Mee, Taylor, Cork, Hendrick, Westwood, Barnes, Wood, McNeil (Gudmundsson, min 78).

Goles: Pogba (min 87, pen), Lindelof (min 90+2) / Barnes (min 51), Wood (min 81).

Estadio: Old Trafford.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*