David Silva, una carrera repleta de magia

El heredero del mágico dorsal 21 de Pablo Aimar en el Valencia Club de Fútbol, David Silva, nacido en Arguineguín (Gran Canaria, 1986), criado en Valencia y madurado en Manchester, ha hechizado todo terreno de juego que ha pisado, desplegando sus dotes futbolísticas, asombrando y deleitando a todos los aficionados de este deporte.

Un jugador peculiar, de corta estatura, con un físico discreto que ha dominado tanto la liga española como en la Premier League en momentos en los que el deporte rey viraba hacia conceptos más físicos. Su habilidad, su visión y su carácter le ha llevado a alzarse con tal envidiable palmarés, tanto de clubes como de selecciones y convirtiéndose en una leyenda citizen, como el jugador con más encuentros disputados de la historia del club en la Premier League: 267 partidos en total.

La carrera estrictamente profesional del canario David Silva comienza el año 2004 en Suiza alzándose ganador del Euro Sub 19 con la Selección Española, papel que le hizo valedor de una cesión durante la temporada 2004-2005 al césped de Ipurúa con el SD Eibar, en la segunda categoría española, cesión para forjar el carácter y mostrar su calidad en terrenos de élite. Su desempeño le llevo a otra cesión, la definitiva, con destino a Vigo, a primera división con el Celta. Jugando casi la totalidad de los partidos, anotando 4 goles y 4 asistencias, conociendo y filtrando balones al área de toda la Primera División española.

Tras este pequeño periplo de dos años por la geografía española, David Silva retorna al club que le formó y que le eleva a lo más alto, el Valencia Club de Fútbol, que ese año se encuentra en la temporada de su centenario. Retornó como alumno aventajado y como sustituto del ‘Payaso’ Aimar, heredando el dorsal 21 que tantas alegrías había dado los aficionados ‘Che’. En esta campaña  también era el encargado de llevar el timón en la sala de máquinas de un Valencia con David Villa y Fernando Morientes en la delantera. Debutó con un Valencia que venía de unos años gloriosos  en la máxima competición continental de clubes, la Champions League, marcando goles de bella factura como los que marcó frente al Inter de Milán y al Chelsea de Mourinho. Demostró ser un jugador capaz de crecerse ante clubes cargados de figuras.

Poco tardó en afianzarse en el once titular del Valencia y en alzar su primer título de clubes, la Copa del Rey. En esa misma campaña, la 07-08, empezó su legado en la Selección Absoluta, con la que ya había debutado, pero fue en Austria y Suiza, con Luís Aragonés en el banquillo y con estrellas como David Villa, Fernando Torres, Xavi Hernández, Cesc Fábregas, Rubén De la Red, etc. ganaron dicha Eurocopa en Viena. El resto de su relación con la Roja es historia: Mundial de 2010 y Eurocopa de 2012. Estas victorias y sus actuaciones hicieron de David Silva uno de los jugadores más reconocibles de este conjunto nacional. Diez años después decidió colgar la elástica roja, tras 125 partidos y 35 goles.

Volviendo a su etapa de clubes en la temporada 2010-2011 fichó, a cambio de 30 millones de euros, por el club que defienden los hermanos Gallagher: el Manchester City. Esa misma temporada es el inicio de la leyenda de Manchester, de uno de los jugadores más queridos por su afición, la leyenda de un jugador que a base de buen juego ha llenado las vitrinas del club británico, escribiendo historia desde el césped del Etihad Stadium. Se ha convertido en el jugador con más partidos disputados en las filas del club citizen con 267 encuentros en nueve temporadas, superando al exguardameta del club, Joe Hart. 54 goles y 77 asistencias son sus credenciales.

David Silva se ha convertido en historia viva del fútbol inglés en general, siendo uno de los jugadores extranjeros con más recorrido en la Premier League y del Manchester City en particular. Ha logrado alzar nueve títulos nacionales como una FA Cup, tres Premier League, dos Community Shield y dos Copas de la Liga. Además fue uno de los mayores activos del club dirigido por Pep Guardiola en la temporada 2017 – 2018 en la que consiguieron los 100 puntos en la clasificación de la liga doméstica, batiendo el anterior récord.

A día de hoy, la carrera del 21 de Maine Road está colmada de éxitos, aunque le falta un gran triunfo continental a nivel de clubes, situación que pretenden revertir esta campaña con un plantel sólido y un juego definido. El fútbol tiene una deuda con el mago skyblue que solo se verá saldada alzando, en el Metropolitano, la ansiada orejona.

Twitter: @FranGR_3

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*