Lukaku le devuelve la sonrisa al Manchester United

Buena victoria (0-2) de los hombres de Jose Mourinho, que salva su primer matchball de manera sencilla y sin alardes. Los red devils dominaron de principio a fin un partido cómodo en el cual el Burnley apenas opuso resistencia. Los de Sam Dyche no levantan cabeza y ya ocupan la decimonovena posición de la tabla con tan sólo un punto. Lukaku hizo los dos tantos y Paul Pogba falló un penalti. Además los de Manchester jugaron con uno menos casi toda la segunda parte por una expulsión de Marcus Rashford que seguro dará que hablar

 

Parece que poco a poco las aguas vuelven a su cauce para el club de Old Trafford. Después de los tropiezos contra Tottenham y Brighton, los hombres de Mourinho le dieron la vuelta a una situación muy difícil, con su técnico y director deportivo seriamente discutidos. Enfrente tenían al Burnley, que desde que acabó la temporada pasada, no hay ni rastro de ese equipo rocoso y pragmático que hizo de las delicias de los aficionados del fútbol inglés. Desde los primeros compases del encuentro vimos a un United que quería el balón. Con la salida de Fred del once y la entrada de Fellaini, los red devils ganaron solidez en la medular, algo que no habían tenido en los primeros encuentros. También la entrada de Alexis, el socio perfecto de Lukaku, hizo que el Burnley fuese más timorato en cuanto a salir a por su rival. Así, poco a poco, el United fue ganando terreno y cerca de la media hora encontró su premio. Minuto 27. Centro bombeado de Alexis y Lukaku, escapándose de la marca de Mee y Tarkowski, remató con solvencia para batir a Hart con la testa. El belga ni lo celebró, sabedor de que el gol era algo que necesitaban por obligación y ahora mismo en el United hay poco que celebrar.

El gol amedrentó más si cabe a un Burnley completamente inoperante más allá de la faceta defensiva. Ni Wood ni el debutante McNeil tuvieron ocasiones serias para inquietar a la pareja Smalling-Lindelöf. Destacar también como Luke Shaw ya se ha asentado al flanco izquierdo, recordando poco a poco al lateral que deslumbró en el Southampton. Los minutos pasaban y el United jugueteaba con el esférico en tres cuartos de campo, esperando paciente un fallo en la muralla claret. Y llegó de la manera menos pensada. Minuto 44. Disparo desde fuera del área de Lingard que golpeó en Tarkowski. El balón queda muerto, da un bote y aparece Lukaku para empalmarlo con furia y reventando las mallas defendidas por Joe Hart. Este se parece más al Lukaku del año pasado: más presente en la creación, más incómodo para los zagueros rivales y sobre todo más letal. Con esto nos fuimos al descanso.

Tras la reanudación, el United se dedicó a buscar el tercer tanto pero sin volverse loco. Con Pogba a los mandos y las llegadas de los atacantes red devils, los de Manchester volvieron a asentarse en campo contrario y en una de esas, el Burnley volvió a cometer un error. Rashford, que había entrado por Alexis minutos antes, era derribado torpemente por Lennon dentro del área, provocando un penalti muy claro. Lo que no queda muy claro fue la manera de lanzarlo que tuvo Pogba, haciendo que la parada de Hart a la pena máxima fuese algo inevitable. Por cierto, el propio Rashford fue protagonista de nuevo, ya que en el minuto 71, veía la roja directa tras una enganchada con Phil Bardsley. El joven delantero, visiblemente enfadado, le soltó un cabezazo, aunque el colegiado no vio como el defensa claret le había soltado una patada en el suelo segundos antes, lo que provocó el enfado de Marcus. Sabiendo como es la FA, es muy probable que la roja se mantenga, aunque es posible que Bardsley también le toque alguna sanción.

Después del todo este lío, apenas pasaron cosas en el partido, más allá de una buena parada de De Gea a Sam Vokes y un mano a mano de Hart con Lukaku que el belga erró. Lo importante para los aficionados del Manchester United es que hoy, por fin, su equipo demostró que puede hacer mucho más de lo que había hecho hasta ahora. Mientras, se encienden las alarmas en Turf Moor. Sam Dyche y los suyos no están bien y sin duda este parón de selecciones les vendrá muy bien para ajustar piezas y volver a los puestos de arriba para intentar luchar otra vez por la Europa League.

FICHA TÉCNICA

Burnley: Hart, Taylor, Cork, Tarkowski, Mee, Wood (Vydra, min 84), Hendrick (Vokes, min 58), Westwood, Lennon, Bardsley, McNeil (Barnes, min 80).

Manchester United: De Gea, Valencia, Shaw, Lindelof, Smalling, Matic, Fellaini, Pogba (Bailly, min 90+3), Lingard (Herrera, min 76), Sanchez (Rashford, min 61), Lukaku.

Goles: Lukaku (min 27 y 44).

Amonestaciones: McNeil (min 52), Bardsley (min 71) / Rashford (roja directa, min 69), Shaw (min 74), Lukaku (min 74).

Estadio: Turf Moor.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*