El Manchester United vence, pero no convence

El Manchester United se ha impuesto por 2-1 al Leicester en Old Trafford, en un encuentro bastante equilibrado, en el que el espectáculo brilló por su ausencia durante la mayor parte del encuentro, y en el que el triunfo llegó a peligrar para los red devils.

El encuentro comenzó con un buen nivel de intensidad, y con el Manchester United dominando futbolísticamente y territorialmente el encuentro, teniendo el balón y buscando la portería contraria con ahínco en los primeros minutos, en los que logró adelantarse por medio de Paul Pogba, que marcó el primero desde los once metros, tras una mano en el área visitante.

Tras el gol, renunció a manejar el partido mediante la posesión, y fueron los foxes los que empezaron a llevar las riendas, teniendo el esférico, y sobretodo asentándose sobre el terreno de juego contrario con más insistencia que peligro, ante un rival, que pese a que no estaba retrocediendo demasiado sus líneas de presión, estaba esperando la oportunidad para salir en velocidad.

Después de unos minutos en los que los de Claude Puel tuvieron un mayor control del juego, e incluso llegaron a crear alguna ocasión de peligro. El conjunto local volvió a llevar las riendas del duelo, con una mayor lentitud en su circulación de la pelota, tratando de bajarle la temperatura. Aunque esa fase del partido no fue constante, y el equipo visitante volvió a llevar la iniciativa y a acercarse con peligro a la meta de David de Gea, por medio de Maddison que probó al guardameta español, con un certero derechazo desde el corazón del área.

Conforme se iba acercando el descanso, el cuadro dirigido por José Mourinho fue aumentando su agresividad sin balón, nublando así la capacidad de elaboración de su oponente, al que cada vez le costaba más acercarse al área contraria, y el partido siguió manteniendo el mismo ritmo de juego cansino, del que solamente se han salvado los primeros 15 minutos, y que le permitían al Manchester United marcharse al vestuario con ventaja, tras un primer acto que tuvo muy poco fútbol y menos ocasiones.

El segundo tiempo comenzó con un punto más de intensidad, y con un equipo local mucho más directo y decidido, en especial por la banda izquierda, en la que Alexis estaba cobrando protagonismo en los primeros minutos buscando a Rashford, con la posesión en la búsqueda de un segundo gol, que dejase sentenciado el encuentro.

Con el paso de los minutos, empezó a mostrar uno de sus defectos futbolísticos más evidentes: la falta de continuidad, tanto a la hora de atacar, como incluso a la hora de aguantar la redonda en campo contrario. No obstante, a pesar de su clara falta de regularidad en el juego, el partido entró en un tramo de más intensidad, que consiguió despertar al somnoliento público de Old Trafford, que empezó a alentar a los locales, dándole bastante colorido a un partido que estaba siendo de un color gris plomizo.

Pasado el ecuador del segundo acto, el duelo volvió a perder en claridad en la elaboración, y el único motivo que le daba al espectador para mantenerse fiel a la pantalla, era la estrechez del marcador, la frescura que obtuvieron los visitantes con la entrada de Vardy y Ghezzal en el terreno de juego, y con las dudas de los red devils sobre cómo afrontar los últimos 15 minutos. Las cuales se fueron acentuando conforme se iba adentrando en ese fatídico tramo final.

En una breve tregua que le concedió el claro dominio visitante, el conjunto dirigido por José Mourinho logró sentenciar el encuentro, gracias a Luke Shaw, que en una jugada en la que el azar le acompañó, batió a Schmeichel con remate de volea raso desde el suelo en el interior del área, tras recibir un balón de Mata, y realizarle un autopase a Ricardo Pereira.

Después del gol, cuando pareció haber sentenciado el enfrentamiento, este atravesó unos últimos minutos de máxima emoción, cuando Vardy logró recortar distancias para los foxes, tras un fallo de David de Gea. Ese tanto logró darle tensión a los últimos segundos de juego, para el equipo local, que quedó bastante aliviado, tras el azaroso gol de Luke Shaw que puso tierra de por medio, aunque finalmente solamente pudo maquillar el resultado.

Ficha técnica

Manchester United: De Gea, Darmian, Bailly, Lindelöf, Shaw; Pogba, Fred, Pereira, Mata, Alexis y Rashford.

Leicester: Schmeichel, Amartey, Morgan, Maguire, Chilwell, Adrien Silva, Ndidi, Pereira, Maddison, Gray, Iheanacho. 

Goles: Paul Pogba (min.3), Luke Shaw (min.83), Jamie Vardy (min.92).

Estadio: Old Trafford

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*