La historia de Inglaterra en la Copa del Mundo

Inglaterra disputará su decimoquinta Copa del Mundo en Rusia 2018. Un título, en su propio Mundial de 1966, y unas semifinales, en 1990, son los puestos más destacados de los Three Lions en esta competición. El último, en Brasil, no pasaron de la Fase de Grupos

Brasil 50 fue el inicio de la historia de Inglaterra en los Mundiales. Aquella edición, tras el parón por la Segunda Guerra Mundial, la jugaron 13 selecciones con el debut de los ingleses. Los que habían inventado este deporte hacía el primer acto de presencia en la Copa del Mundo, aunque no tuvieron mucho éxito. Los de Walter Winterbottom ganaron su primer encuentro ante Chile por 2-0, pero las derrotas ante Estados Unidos y España les apeó de aquel Mundial que terminaría ganando Uruguay con el famoso ‘Maracanazo’.

La selección inglesa estaba progresando con el paso de los años y se presentó en su segunda Copa del Mundo, la de 1954. En Suiza, lograron por primera vez pasar de la Fase de Grupos aunque su camino se detuvo en Cuartos de Final, cuando Uruguay les eliminó (2-4). Posteriormente, Inglaterra participó en el torneo mundialista en 1958 y 1962, repitiendo resultado y cayendo en la Fase de Grupos, en Suecia 58, y en Cuartos de Final, en Chile 62.

La evolución era constante y el país británico había obtenido la organización del Mundial de 1966. Fue entonces cuando la Federación apostó por Alf Ramsey y un grupo de jugadores que conforman la historia más gloriosa del fútbol inglés. En su Mundial, Inglaterra pasó como primera de grupo al sumar dos victorias (México y Francia) y un empate (Uruguay). En la ronda posterior, los Three Lions eliminaron a Argentina con un solitario gol de su goleador, Hurst, para plantarse por primera vez en unas semifinales. Los aficionados locales llenaron unos días después el viejo Wembley y asistieron a la gran exhibición de Bobby Charlton ante Portugal. Dos goles suyos permitieron a Inglaterra jugar su primera final mundialista. El 30 de junio de 1966, los Three Lions levantaron su primer y único trofeo en el Mundial al imponerse por 2-4 en la prórroga a Alemania Federal.

El éxito de 1966 colocó a Inglaterra en el selecto grupo de selecciones con un Mundial. Un logro al alcance de muy pocos ya que son solo ocho los países que cuentan con al menos un título mundialista en sus vitrinas.

Tras hacerse con el Mundial en 1966, Inglaterra formaba parte de las quinielas en los Mundiales posteriores, aunque no tuvieron la misma suerte. En México 1970, quedaron eliminados en Cuartos, mientras que ni en Alemania 1974 ni Argentina 1978 no obtuvieron el billete para la Copa del Mundo. La ilusión, por tanto, se fue apagando en los aficionados y los problemas con los ‘hooligans’ crecían cada vez más. Sin embargo, fue un impedimento deportivo y no social quienes llevó a Inglaterra a no estar presente en esos dos Mundiales.

Con España 1982 y la ampliación de equipos, Inglaterra retornó a la competición mundialista. Los ingleses presentaron un grupo veterano con Kevin Keegan, Steve Coppell o Ray Wilkins entre otros, pero sin embargo quedó eliminado en Octavos. Una prueba que sirvió de impulso para que en 1986, los Three Lions alcanzaran los Cuartos, y cuatro años más tarde, en Italia 1990, las Semifinales. Un torneo que le colocó entre las cuatro mejores selecciones del Mundo a pesar de no obtener el premio final, con Lineker como líder del conjunto.

Sin embargo, volvieron a sufrir un duro revés y se quedaron sin jugar en Estados Unidos 1994, lo que sirvió para modernizar y renovar la cara del combinado británico. Fue entonces cuando aparecieron jugadores como Alan Shearer, Michael Owen, Paul Scholes o David Bechkam. Una selección inglesa que firmó unos Octavos en Francia 1998, entendible debido a la juventud de sus jugadores, y dos Cuartos de Final seguidos en Corea 2002 y Alemania 2006. Además, aparecieron figuras como Wayne Rooney, Steve Gerrard y Frank Lampard.

Con una selección compacta, llegó la cruel eliminación en Sudáfrica 2010 ante Alemania. El 4-1 no reflejó el juego de los ingleses que vieron como el colegiado no pitaba un gol a Lampard, botando claramente dentro del área, que pudo significar el 2-2 antes del descanso. Una de las mejores generaciones se iba apagando y en Brasil 2014, pusieron punto y final con un desastre en el que no fueron capaces de pasar de grupos.

En Rusia, la selección inglesa dirigida por Southgate tiene una nueva oportunidad para seguir incrementando su historia. No será fácil ya que presentan un grupo joven e inexperto en citas de este calibre, pero la ilusión puede con todo.

Twitter: @ProyectoPremier / @albarcon_18

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*