El Liverpool vuelve a una final de Champions once años después

Partido de locura (4-2; global 6-7) y una eliminatoria de locura hacen que el Liverpool esté en Kiev el 26 de mayo.Con sangre, sudor y lágrimas, el Liverpool volverá a intentar levantar la Champions League tras un partido de vuelta alocado en el que hubo de todo. Amén de los seis goles, ambos conjuntos reclamaron penaltis claros que Skomina no señaló. Se adelantaron los de Klopp con un gol tempranero de Mane tras un error de Nainggolan. Poco después Lovren despejaría contra Milner para marcarse un autogol, aunque Wijnaldum lo neutralizó con un testarazo. La segunda parte fue de los italianos, que con los goles de Dzeko y Nainggolan pusieron contra las cuerdas a los reds. Al final los de Klopp salvaron la cara gracias a su partido de ida. Y el último escollo no será fácil: el Real Madrid

 

El fútbol es una locura. Da igual cuantas veces se diga, da igual cuantos partidos se hayan visto con muchos goles. Nunca deja de sorprenderte. Hoy se antojaba un partido complicado para los reds, con la remontada romanista frente al Barcelona en cuartos grabada a fuego. Y la Roma salió a por todas. En los primeros minutos se comió literalmente a los ingleses, que apenas se podían mover. Únicamente los chispazos de su tridente ponían el freno a la Roma, que vio como su eliminatoria se ponía más complicada todavia en el minuto 9. Fallo en la salida de balón de Nainggolan, que al devolverle un balón a Fazio queda en tierra de nadie. Firmino lo recoge y con una gran asistencia le pone en bandeja el gol a Mané, que no falló ante Alisson. La Roma encajó el puñetazo y siguió a lo suyo. Minuto 15. Buen centro de Florenzi que encuentra a El Shaarawy en el segundo palo. El italiano remata y Lovren despeja, aunque le da a Milner y el balón entra. Empate y nervios. El Liverpool salió timerato y encontró su recompensa a balón parado gracias a Wijnaldum, que remató bien una prolongación de Van Dijk tras un corner. Tres goles antes de la media hora. Estaba claro que tranquilo no iba a ser. La Roma no bajó los brazos y el Liverpool salió a jugar. Incluso los ingleses protestaron un penalti claro a Salah que no señaló el colegiado. No sería el primer error del esloveno y con la eliminatoria encarrilada, el Liverpool se iba a la caseta. 45 minutos para Kiev.

Pero la segunda parte fue un infierno para los reds. La Roma salió infundida en un espíritu combativo, a por todas. No sabemos si Di Francesco les puso el vídeo de la remontada contra el Barça, pero el caso es que era lo único que tenían en mente. Corrían como auténticos demonios, superando ampliamente el centro del campo inglés, que sufrió durante el encuentro. Henderson se dedicó a achicar tanto o más que Milner, mientras que los laterales se multiplicaron. Que Alexander-Arnold y Robertson son una promesa queda lejos. Ya son una realidad y muy gratificante. El primero poco pudo hacer en el empate de la Roma, que llegó tras un disparo de El Shaarawy que bloca mal Karius y le cae a los pies a Dzeko, que no perdonó. Y ahí la Roma vio una brecha. Con el tridente prácticamente inédito, Klopp pidió seriedad y concentración, con un Van Dijk imperial.Di Francesco resfrescó sus bandas y redobló el ataque, aunque no le salió del todo bien. El Liverpool se defendía como podía y los romanistas reclamaron dos penaltis, siendo el más claro una mano de Alexander-Arnold tras blocar un disparo de El Shaarawy un boca de gol. Aun así Nainggolan tuvo tiempo para marcar dos, uno desde lejos con un disparo muy potente que dio en ambos palos antes de entrar y uno de penalti, ya en el tiempo de descuento. Sin tiempo para más, la Roma murió en la orilla a tan solo un gol y tras regalarnos una eliminatoria apasionante. Mientras el Liverpool sueña. No ha sido fácil llegar hasta aquí y ahora queda una tarea titánica: enfrentarse al doble campeón de Europa de manera consecutiva y con doce orejonas en su museo: el Real Madrid. Pero hay un dato: en la única final que se enfrentaron, ganaron los reds. Asi que, aficionados reds: ¿por qué no otra vez? El 26 de mayo saldremos de dudas. Y huele a partidazo.

FICHA TÉCNICA

Roma: Alisson, Florenzi, Manolas, Fazio, Kolarov, Pellegrini (Ünder, min 53), De Rossi (Gonalons, min 69), Nainggolan, Schick, Dzeko, El Shaarawy (Antonucci, min 75).

Liverpool: Karius, Alexander-Arnold (Clyne, min 90+2), Lovren, Van Dijk, Robertson, Wijnaldum, Henderson, Milner, Salah, Firmino (Solanke, min 87), Sadio Mané (Klavan, min 83).

Goles: Milner (PP min 15), Dzeko (min 55), Nainggolan (min 86 y pen 90+2) / Mane (min 9), Wijnaldum (min 25).

Amonestaciones: Florenzi (min 76), Manolas (min 84) / Lovren (min 44), Robertson (min 84), Solanke (min 90).

Árbitro: Skomina (Eslovenia)

Estadio: Olímpico de Roma.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*