Salah: de principe a rey

Un gol del egipcio en el minuto 55 enterró las opciones del Manchester City de alcanzar las semifinales de la Champions League. Mohamed Salah lleva 29 goles en liga y 9 goles en la máxima competición continental

Su fichaje por el Liverpool ilusionó a la afición ‘Red’ ya que todo el mundo conocía su potencial. El hombre más fiable y decisivo de la Roma, desembarcaba en Anfield con la intención de seguir creciendo y convertirse en el nuevo referente. Y no ha hecho dos temporadas para saber que Salah está marcando una nueva época en el club inglés.

Eso sí, formando un tridente de lujo con Mané y Firmino que les ha llevado hasta las semifinales de Champions y al tercer puesto en la Premier. 29 goles en liga, siendo el ‘pichichi’ de la competición y 9 tantos en el torneo continental ha llevado a Salah a la ‘cima’ del fútbol y le han convertido en uno de los jugadores más determinantes de la temporada.

Ante el Manchester City, tanto en la ida como en la vuelta, ha sido el jugador más decisivo de la eliminatoria. Se encargó de abrir la eliminatoria en Anfield con una gran jugada a la contra, que tras combinar con Firmino, remachó el balón que quedó suelto en el área. Pero la exhibición de Salah no se quedó ahí. Unos minutos más tarde, con el 2-0 en el marcador, se inventó un centro milimétrico a la cabeza de Mané que mandó el balón al fondo de la red. La tormenta ‘Red’ se había desatado y la eliminatoria estaba encarrilada por los de Jurgen Klopp.

Unas pequeñas molestias, que le obligó a retirarse antes de tiempo en la ida, puso en duda su participación en el ‘City of Manchester’. Sin embargo, Salah forzó para estar en la batalla final ante los ‘Citizens’. En una primera parte donde sufrieron de lo lindo, en la que el City con un 3-4-3 atacó durante los primeros 45 minutos, consiguieron aguantar los golpes locales para marcharse con un 1-0 al vestuario que empezó a minar la moral de los de Guardiola.

Tras pasar por los vestuarios, el Liverpool sentenció la eliminatoria con el gol de Salah. En una jugada rápida, tres toques, los de Klopp se plantaron en el área de Ederson. El meta brasileño evitó el remate de Mané cuando ya se relamía, pero la bola le cayó al egipcio que con un toque sutil superó a Otamendi que significaba el 1-1. Un gol con el que arrancó la fiesta en la grada ‘Red’ y hundió al Manchester City que no fue capaz de voltear el marcador. Para más inri, Firmino puso la guinda a la eliminatoria con un gol en el 77.

Esta eliminatoria corona a Salah como uno de los mejores más determinantes de la temporada. Sus goles y, sobre todo, aportaciones en el juego han provocado que el Liverpool vuelva a unas semifinales de la Champions League diez años después de las últimas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*