¿Por qué hay que creer en el Liverpool para la Champions?

Ha llovido mucho, muchísimo, desde la última semifinal del Liverpool en Liga de Campeones. Hasta la temporada 2007/08 ni más ni menos hay que echar la vista atrás para recordar aquella fatídica eliminatoria ante el Chelsea (los ‘reds’ cayeron en la prórroga) donde batallaron ilustres como Fernando Torres, Javier Mascherano, Jamie Carragher o Xabi Alonso. Una década donde incluso el tren que otorgaba acceso a la máxima competición europea ha descarrilado con estrépito en varias ocasiones.

Pero el viaje este año promete. Las tornas por Anfield han cambiado y llegados a este punto, el Liverpool quiere y tiene motivos para soñar con la sexta orejona. Los avales presentados hasta la fecha por el conjunto de Jurgen Klöpp conceden, sin duda, el beneficio de reilusionarse con el dulce y mayúsculo sabor de la gloria que paladeó hace ya 13 años en Estambul.

Los números invitan al optimismo porque, entre otros datos, el Liverpool es el único equipo invicto en la competición con 6 victorias y 4 empates, al igual que el máximo goleador con 33 dianas en los 10 encuentros disputados. Además, en la lista de grandes artilleros figuran Salah y Firmino con 8 tantos cada uno, cifras que ningún otro futbolista ‘red’ había alcanzado en una edición de Liga de Campeones. El tercero en discordia, Sadio Mane, les sigue de cerca a sus compañeros, por si fuera poco, tras ver puerta en siete ocasiones. Una tripleta que convierte al Liverpool en un incesante bombardero ofensivo. Especialmente con el egipcio, que acumula 39 goles en 43 partidos sumando todas las competiciones.

Respecto a la faceta defensiva, su talón de Aquiles en los últimos años, los cimientos son más sólidos. Al menos en el presente campeonato, ya que los pupilos de Klöpp han encajado únicamente siete tantos dejando la portería a cero en seis de los 10 partidos totales. De todos ellos, han recibido solo uno en los últimos cinco encuentros, precisamente el que consiguió Gabriel Jesus en el partido de ayer en el Etihad.

Su indudable mejoría en la eficacia defensiva se potencia especialmente en Anfield, donde ningún visitante ha logrado marcar desde mediados de septiembre en el duelo inaugural de la fase de grupos ante el Sevilla. Gran ‘culpa’ de ello se le puede conferir, sin eximir al resto de méritos, a una línea progresivamente consolidada por los jóvenes Alexander-Arnold y Robertson en los laterales, el reciente fichaje Van Dijk y un Lovren que viene cuajando magníficas actuaciones, brillante su rendimiento en la eliminatoria ante el City, en detrimento del lesionado Matip. Y los resultados van a más.

Dos citas le quedan al Liverpool para adjudicarse billete para Kiev y con las estadísticas en la mano, creer se ha convertido en obligación. Este equipo tiene la virtud de encontrar la fórmula para perturbar a cualquiera y no es momento para males de altura. En Anfield saben la historia que carga el escudo.

 

Twitter: @ProyectoPremier / @velooci

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*