Pogba y Smalling revientan el Derby de Manchester

Remontada soberbia (2-3) de los diablos rojos, que tras irse al descanso perdiendo por 2-0 le dieron la vuelta al partido en veinte minutos. Dos goles de Pogba en un minuto y medio igualaron el encuentro para finalmente remontarlo con un gol de Smalling. Tras una primera parte soberbia y habiendo dominado, no solo con los goles de Kompany y Gündogan, sino con buen fútbol y control el City se vino abajo. El alirón se retrasa una semana

 

Damas y caballeros, bienvenidos al Derby de Manchester. Con todos los ingredientes para ser un partidazo y con la sombra del alirón volando sobre el Etihad, solo uno podía salir vencedor. Si el City ganaba, levantaba la Premier ante su eterno rival. Si ganaba el United retrasaba dicho alirón y daba un golpe psicológico tremendo a los hombres de Guardiola, que tras la dura derrota en Anfield necesitaban si o si ganar para retomar fuerzas. Y cierto es que el partido se les puso de cara a los citizens desde el pitido inicial, jugando a un alto ritmo. Pases por doquier, posesión abusiva y su rival corriendo detrás del esférico. Puro City. Las llegadas se sucedían y los espectadores no teníamos constancia de que Ederson estuviese bajo palos, puesto que el United apenas inquietaba más allá de medio campo. Con la defensa muy adelantada, Guardiola fue encajonando a Mourinho. Los hombres del portugués achicaban como si estuviesen dentro de un submarino, tapando todas las grietas como podían. Y el gol llegó de la manera más inesperada: a balón parado. Los equipos de Mou siempre se han caracterizado por usar el balón parado para hacer daño, aunque también flaquean de vez en cuando en esa faceta. Corner botado por Sané y Kompany, el hombre de los alirones, marcaba con un testarazo potente, imponiéndose a toda la zaga. La grada entró en éxtasis y ya vieron el título en sus manos.

Cinco minutos después los skyblues volvieron a marcar y pusieron el estadio patas arriba. Mal saque de David De Gea que intercepta Sané. El extremo combina con Sterling y este a su vez con Gündogan, que marcó con un disparo raso y ajustado tras una ruleta al más puro estilo Zidane. Era difícil controlar las emociones. En tu casa, con tu gente y ante tu gran rival. La Premier League más dominada de los últimos tiempos estaba a punto de entrar en las vitrinas del Etihad. Tal vez eso puso nervioso a Sterling, que falló dos ocasiones clamorosas para poder duplicado la ventaja. Pero en ese momento daba igual. El champán ya estaba preparado. Lo que nadie se esperaba era lo que iba a pasar a continuación.

Nos fuimos al descanso con la sensación de que el partido estaba acabado. Había sido tal la inoperancia del United que muy pocos creyeron en la remontada. Era complicado creer en ella tras ver a un equipo que no había disparado entre los tres palos en toda la primera parte. Sin noticias de Lukaku, Alexis, Pogba…tan solo Young podía sentirse medianamente orgulloso de su partido. No sabemos lo que les dijo Mourinho en el descanso. Fuera lo que fuese, funcionó. Con fe y fuerzas renovadas, los diablos rojos salieron a comerse al rival. A agobiarle. A fastidiarle la tarde. Y vaya si lo hicieron: Ander Herrera estaba en todas, Matic cortaba todo, los laterales llegaban y los hombres de arriba carburaban. Pero el que se activó fue el chico con el pelo de los dos colores. Paul Pogba hoy demostró que es un jugador de talla mundial. O por lo menos si juega a este nivel. El primer disparo fue suyo, un latigazo a la cepa del poste que atrapó Ederson. Tras calibrar, sus dos siguientes remates fueron goles. Primero tras una jugada maravillosa entre él, Alexis y Ander Herrera. El chileno dejó sentados a dos defensas desde el flanco izquierdo y centró. Herrera no se lo pensó y con una delicatessen dejó a Pogba un balón en bandeja con el pecho para batir a Ederson con facilidad. Pam, 2-1. Segundos después, un envio aéreo de Alexis volvía a encontrar al francés, que empataba con un soberano cabezazo. 97 segundos para empatar. Pogboom. La esquinita del Etihad donde estaban los de rojo temblaba. Y el resto del estadio también. Porque el City se encontró con un equipo que estaba muerto y que con dos zarpazos le había empatado. Otra vez otro rival vestido de rojo. Y con la sangre inyectada en los ojos, el United fue a matar a su rival, a darle en su corazón.

Y lo hizo. Minuto 69, falta lateral. Alexis se prepara, ajusta y saca. El balón cruza el área y encuentra a Smalling, que absolutamente solo, remata con el pie y fusila a Ederson. Las escenas que se vieron con los jugadores del United celebrándolo, la afición roja saltando…Premier League en estado puro. La batalla de Manchester con todas las de la ley. La cara de los citizens era un poema. En 20 minutos se les había escapado celebrar con su gente el título. El fútbol es así. Luego es cierto que el City lo intentó de todas las maneras. Guardiola, que guardaba a De Bruyne, Gabriel Jesus y Agüero para el partido contra el Liverpool, se vio obligado a meterlos al campo. De hecho fue Agüero quién sufrió un penalti flagrante de Ashley Young que Martin Atkinson no señaló. A un lado de la ciudad le importó. Al otro le dio igual. Lo que está claro es que si el espectador es neutral disfrutó de sobremanera el encuentro. Y si es red devil ya ni hablamos. Los citizens todavía tienen un margen importante. Trece puntos en concreto. El alirón puede llegar la siguiente jornada. Pero mientras tanto quedémonos con que la Premier es la mejor Liga del mundo por partidos como este.

 

FICHA TÉCNICA

Manchester City: Ederson; Danilo, Kompany, Otamendi, Delph; Fernandinho, Gündogan (Agüero, min 76), Silva (De Bruyne, min 72); Bernardo (Gabriel Jesus, min 72), Sané, Sterling.

Manchester United: De Gea; Valencia, Smalling, Bailly, Young; Matic, Herrera (Lindelof, min 90+2), Pogba; Lingard (McTominay, min 85), Alexis (Rashford, min 82), Lukaku.

Goles: Kompany (min 25), Gündogan (min 30) / Pogba (min 53 y 55), Smalling (min 69).

Amonestaciones: Sterling (min 63), Fernandinho (min 79), Agüero (min 79), Danilo (min 90+1), Kompany (min 90+2), Gabriel Jesus (min 90+3) / Herrera (min 37), Lukaku (min 45), Pogba (min 81).

Estadio: Etihad Stadium.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*