Rashford y Lukaku deciden el clásico

El Manchester United se llevó los tres puntos en el clásico por excelencia del fútbol inglés (2-1). Un doblete de Rashford, secundado por un gran Lukaku, en el primer tiempo inclinó el choque en detrimento de un Liverpool que no tuvo su mejor día y no transformó en gran peligro su dominio de la posesión.  El tanto de Bailly en propia portería brindó emoción al tramo final del encuentro, pero los 'red devils' supieron manejar los nervios y aguantaron la ventaja. 

La sociedad Lukaku Rashford aniquiló al Liverpool. Si al belga se le achacó falta de peso en las grandes citas, hoy ha callado a más de un charlatán. Dos batallas físicas ganadas por el ex del Everton para que Rashford, su mejor socio en el clásico, ponga los puntillazos al eterno rival. Había espacio en el binomio 'red devil' para Mata, un accionista que entiende el fútbol de una manera que convierte en mejores a los demás. El burgalés, justamente, tuvo la ocasión de lo que habría sido la imagen de la década en un remate de semichilena al borde del descanso. Klopp no quiso ni mirar. Era consciente de que el castigo pudo incluso ser mayor. 

Por si aún no lo era, Rashford se hizo grande en el clásico de Inglaterra. Y no era un día cualquiera para pegar el estirón. Su hermano mayor, Lukaku, se la peinó y aprovechó la marca poco firme de Alexander-Arnold para recortar y fusilar a Karius cuando se alcanzaba el cuarto de hora. No se desmoronó el Liverpool que presentaba síntomas de poder cerrar la herida, pero el United acrecentó la hemorragia. Lukaku volvió a ganar una batalla física en la que abusó de Lovren y tras varios rechaces, Rashford, con cierta dosis de fortuna, dobló la ventaja

No fue la hora del almuerzo más apacible para el tridente de ataque del Liverpool, que no disipaba absolutamente nada que llevarse a la boca. Inoperante sobre todo un Salah al que Ashley Young secó como un zaguero con un millar de partidos. El balón parado se erigía en la mejor alternativa 'red' con Van Dijk capitaneando por los aires el escaso peligro. Sin ver puerta, eso sí.

No echó de menos Mourinho a Pogba. Los bandazos de sus dos delanteros refrendaron el nombre y brillante trayectoria del técnico luso. Iba a tener que maniobrar, no obstante, ya que el Liverpool se metió en el partido con el desafortunado tanto en propia meta de Bailly al intentar sacar un centro de Mané. Con aún la mitad del segundo acto por disputarse, ingresó Fellaini para poblar el centro del campo y controlar los balones que oteaban el cielo de Manchester. A Klopp no le quedó más que quemar sus naves con Wijnaldum y Solanke en detrimento de sus dos laterales. Poco efecto iba a surtir, ya que el United consiguió que sucediera muy poco o nada en las postrimerías. Al enemigo ni agua. Es lo que tocaba, por supuesto.

Con la victoria 'red devil', el United pone tierra de por medio para afianzar la segunda plaza. El clásico de Inglaterra siempre deja la miel en los labios y el destino puede deparar dos partidos más en Liga de Campeones. Que crucen los dedos los románticos.

 

Ficha técnica:

Manchester United: De Gea; Valencia, Bailly, Smalling, Young; Matic, McTominay, Mata (Lingard 88'); Alexis (Darmian 95+6), Rashford (Fellaini 69') y Lukaku.

Liverpool: Karius; Alexander-Arnold (Wijnaldum 80'), Van Dijk, Lovren, Robertson (Solanke 84'); Can, Milner, Oxlade-Chamberlain (Lallana 62'); Mané, Salah y Firmino.

 

Goles: 1-0 min.14 Rashford; 2-0 min.24 Rashford; 2-1 min.66 Bailly (p.p.)

 

Twitter: @ProyectoPremier / @velooci

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*