Kane decide el derbi

El Tottenham decantó el derbi de Londres (1-0) ante un Arsenal que no compareció en Wembley. Tras un primer tiempo que fue más un sopor que otra cosa, los 'spurs' aceleraron en el segundo y dejaron los tres puntos en casa gracias a un solitario gol del de siempre, Harry Kane. Cech, el mejor de largo del Arsenal, evitó lo que pudo ser una goleada de escándalo para su equipo. Lacazette perdonó en el descuento.

Por mucho que fuera él quien marcara el tanto de la victoria, afirmar que Kane impartió justicia sería tremendamente incierto por todo lo que le pudo caer al Arsenal en Wembley. Pudo golear el Tottenham aunque Lacazette pudo derramar un bloque de hielo de haber estado más atinado ante Lloris faltando segundos para la conclusión. Esto es la Premier y no hacer los deberes a tiempo se castiga. Poco le faltó al Arsenal para aplicar el correctivo. No mereció hacerlo. Su espíritu combativo se quedó en el Emirates.

Imperando el respeto entre ambos por encima de todo, el Tottenham mostraba algo más de predisposición a dominar. Con lindezas justas, todo sea dicho. Tanta era la dinamita ubicada sobre el pasto de Wembley que resultaba un delito de larga condena que ninguno se animara a prender la mecha. Un disparo a portería como únicas migajas para echarse a la boca evidenciaba que las tornas tenían que agitarse considerablemente.

Se demoró más Kane en regresar de los vestuarios fruto de que alguna sorpresa se guardaba. Debió de hablar tendidamente con Davies, que le puso un centro con el violín para que el máximo artillero del 2017 cabeceara a la red. Ya podía estar Ospina en la portería también, que ninguno de los dos juntos habría atrapado el testarazo. No se conformó Kane con abrir la lata que rozó el poste de Cech segundos después y, de nuevo, puso a prueba al meta checo con una volea que reclamaba una mejor dirección. De 0 a 100 en apenas ocho minutos pasó el ariete de moda en Europa.

Un chutazo con algo de veneno de Wilshere fue la unica credencial de un Arsenal que no recibía una goleada por su portero. Wenger le tendría que haber esculpido una estatua a Cech de haber rascado algo porque las estaba sacando de todos los colores el fantástico guardameta checo. Ni rastro de Aubameyang en un Wembley que, por cierto, cosechó el record de asistencia en un partido de Premier con más de 83.000 criaturas. A buena parte de ellas se le encogió el alma tras un error de Davinson Sánchez que no logró aprovechar Lacazette a falta de un minuto para marcharse todos a las duchas. El varapalo habría sido tremendo para un Tottenham al que pudo salirle caro no apuntillar antes.

Se descuelga de los puestos más nobles un Arsenal al que le queda pensar en la Europa League. Hoy se encontró con el que ya es un experto en revolver digestiones, el amigo Harry Kane. La Juventus conoce de sobra lo que le espera.

Ficha técnica:

Tottenham: Lloris; Trippier, Sanchez, Vertonghen, Davies; Dier, Dembele; Eriksen, Alli (Wanyama 84'), Son (Lamela 70'); Kane.

Arsenal: Cech; Bellerin, Mustafi, Koscielny, Monreal; Elneny (Iwobi 64'), Xhaka (Welbeck 85'); Ozil, Wilshere, Mkhitaryan (Lacazette 64'); Aubameyang.

Goles: 1-0 min.49 Kane

 

Twitter: @ProyectoPremier / @velooci

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*