Las pompas del West Ham dejan Upton Park

El West Ham se despidió con una victoria ante el Manchester United por 3-2 de la que ha sido su casa durante 112 años. Boleyn Ground será derruido para construir un complejo de apartamentos. Los hammers se trasladarán al estadio olímpicio de Londres. Es mucho más grande y tiene el doble de aforo, pero va a ser difícil igualar en magia al viejo Upton Park. Uno de los campos más míticos de la Premier League dice adiós dejando un sinfín de recuerdos y momentos inolvidables.

Boleyn Ground es su nombre, aunque en el mundo del fútbol se le conoce por Upton Park, la zona en la que se encuentra. Se trata de un área en el este de la capital de Inglaterra. En plena avenida de Green Street. Lugar de peregrinación de los hinchas del West Ham United. Un estadio típico británico, donde los espectadores situados en las primeras filas podrían saltar al terreno de juego con sólo pegar un pequeño salto, con los colores azul y granate de los hammers dando colorido a las gradas, con una atmósfera inmejorable y con las pompas de jabón sobrevolando el espacio aéreo existente entre asientos y césped.

OldUptonPark

Este último es el sello que distingue al West Ham. Los equipos abandonan el túnel de vestuarios y se dirigen hacia el tapete para iniciar el encuentro. Cientos de burbujas invaden el aire y los aficionados cantan el célebre "I'm forever blowing bubbles, pretty bubbles in the air…". Tradición convertida en seña de identidad. Un himno futbolístico que ayudó a popularizar la película Green Street Hooligans, del año 2005, dirigida por Lexi Alexander y protagonizada por Elijah Wood (que pasó de ser un vulnerable hobbit que transporta un anillo de enorme poder por la tierra media a liarse a mamporros por las calles de Londres defendiendo el honor de los ultras del West Ham). Especial en todos los sentidos. Upton Park hasta tiene un toque cinéfilo.

Inaugurado en 1904, Boleyn Ground se sitúa en una zona donde abundan los restaurantes de comida india. La inmigración, principalmente desde países asiáticos y caribeños, hace de este uno de los barrios más multiculturales de Londres. Un área humilde y enamorada de su equipo de fútbol. El West Ham no tiene un gran palmarés. Su mejor posición en Liga fue tercero, en la temporada 85/86, ha ganado tres veces la FA Cup, la última en 1980, y en una ocasión la Community Shield. Su entorchado europeo está iluminado por la Recopa de 1965 y la Copa Intertoto de 1999. Aun así, es uno de los equipos más respetados de Inglaterra, y buena culpa de ello la tiene el que hasta esta campaña era su hogar.

FiestaUptonPark

El West Ham se traslada al estadio olímpicio. Tendrá aforo para unos sesenta mil espectadores (en Upton Park cabían 35 mil), lo cual puede traducirse en un aumento de la masa social y en la posibilidad de tener un mayor número de abonados. Las pompas de jabón sobrevolarán por otro campo. Está por ver cómo se adaptan los hammers a su nueva casa. Será más grande, pero Boleyn Ground era más acogedor. Tenía magia y misticismo. El tiempo dirá si el cambio es para bien. De momento, se ha despedido con honores (imagen superior) y una victoria con goles y emoción (3-2 contra el Manchester United) al coliseo que ha albergado los partidos del West Ham desde 1904 hasta 2016. Fuegos artificiales y más pompas que nunca. Y una pintada en los aledaños que rezaba: "larga vida a Upton Park".

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*