El Fulham cobra vida en Villa Park

Los londinenses se imponen al Aston Villa gracias a un gol de Rodallega en las postrimerías del encuentro y siguen vivos en la pelea por la permanencia

El Fulham toma oxígeno tras doblegar al Aston Villa en Birmingham gracias a los tantos de Kieran Richardson y Hugo Rodallega. Los cottaggers no desplegaron un derroche de fútbol, ni tampoco el Aston Villa, pero supieron competir y sufrir en Villa Park y obtuvieron una recompensa que les mantiene vivos en la lucha por eludir el descenso a la Championship.Aston Villa Fulham

Era prácticamente el último tren que le quedaba al Fulham para seguir airoso en la competición y se notó sobre el terreno de juego. No porque saliera con descaro al ataque ni porque se sucedieran en masa las llegadas y las ocasiones de gol, sino porque los de Felix Magath presentaban síntomas de que la presión por ganar se les apoderaba. El miedo a cometer errores era abrumador y los londinenses se limitaron más a cerrar huecos que a buscar con decisión la portería del Aston Villa. Demasiado comedidos y respetuosos ante un rival que, sobre el papel, poco se jugaba, pese a no tener matemáticamente sellada la permanencia y no disponer de sus principales estandartes, Christian Benteke, que se perderá el Mundial tras romperse el tendón de Aquiles, y Gabriel Agbonlahor.

La primera parte dejó poco que reflejar en el acta salvo bostezos del respetable. Bacuna y Woodrow dispusieron de las únicas ocasiones claras de gol, ambas bien neutralizadas por unos inspirados Stockdale y Guzan. Futbolísticamente, ahí se quedo la cosa en los primeros 45 minutos.

Felix Magath movió ficha en el descanso dando entrada a Dejagah y Rodallega. Estrategia inteligente si tenemos en cuenta que el delantero colombiano anotó el tanto del triunfo. Antes de eso, Richardson acabó con el sopor y encarriló el encuentro con un sensacional latigazo desde fuera del área. 

El tanto del ex futbolista del Manchester United propició que el Fulham se soltara un poco la melena y comenzara a dominar el centro del campo. No se atisbaba reacción alguna en el Aston Villa y fue a balón parado donde los de Paul Lambert asestaron el golpe por medio de un cabezazo de Grant Holt. Cuando más muertos parecían los 'villanos', la suerte se les puso de cara.

El encuentro se convirtió en una sucesión de ataques de los dos equipos. Cualquier cosa podía pasar y la balanza terminó decantándose del lado del débil con el tanto de Rodallega a falta de cinco minutos para el final. Después de mucho tiempo, el Fulham volvió a sonreir aunque, eso sí, todavía le quede un largo camino por recorrer. Por otro lado, el Aston Villa deberá certificar su continuidad matemática como equipo de Premier League la próxima temporada. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*