Un gran Aston Villa empata en Anfield

Partido igualado (2-2) entre el mejor Villa y el peor Liverpool de los últimos partidos. Los de Lambert merecieron mucho más ante el equipo de Rodgers, que cambió de esquema y lo pagó. Agbonlahor fue el más decisivo de los villanos dando dos asistencias. Marcaron Sturridge y Gerrard de penalti y para los visitantes Weimann y Benteke

Mal partido de los reds en la tarde de hoy. Rodgers quiso abarcar más de la cuenta y lo pagó. Sabedor de que Suárez-Sturridge son la mejor dupla de delanteros de la temporada, varió a un 4-2-4 manteniendo a un Sterling que es fijo para él, pero perdiendo consistencia en la medular. Una cosa que sorprende es la titularidad de Cissokho, que partido a partido sigue mostrando que no está en una forma física tan buena como para ser titular, al igual que Kolo Toure. Coutinho estuvo desaparecido durante todo el partido y no creó nada de peligro. Solo las llegadas de Henderson y Gerrard y el omnipresente Suárez crearon problemas a la sólida defensa de los villanos. El encuentro planteado por Lambert fue excelente: aguantar, salir a la contra y no rifar balones. Y salió como se esperaba.

En los primeros compases la velocidad de Agbonlahor fue fundamental, llegando continuamente al área y poniendo balones a Benteke, muy participativo. Buscaron el gol constantemente hasta que llegó el minuto 25. Gran pase de Agbonlahor, que recogió el balón casi en medio del campo. Pisó el acelerador, entró en el área, arrastró a la defensa y vió como en el segundo palo entraba sin apenas oposición Weimann, que remató a bocajarro. El tanto llegó por la desidia de la defensa red , que no hizo prácticamente nada, aunque el gol parece que fue en fuera de juego. Diez minutos después, la defensa volvía a cantar. Agbonlahor, otra vez protagonista, centró al área. Mignolet, que ha bajado considerablemente su nivel en las últimas jornadas, midió mal y Benteke, solo, marcó de cabeza a placer. Las alarmas saltaron ya que el 0-2 llegó sin haber ejecutado ni un solo tiro a puerta el Liverpool. 

Solo el segundo gol despertó a los locales, que poco después fallarían una ocasión clamorosa, mandando Cissokho a las nubes un balón de Suárez que le dejaba solo. Aunque instantes después, Henderson se sacaría una maravillosa asistencia de espuela, permitiendo a Daniel Sturridge batir a Guzan. La segunda mitad volvió a dejar señales de que el Liverpool no ganaría el encuentro, ya que salió con la misma entrega, escasa. Rodgers introdujo a Leiva por, una vez más, el desaparecido Coutinho, con tan mala suerte que se lesionaría minutos después. El gol del empate red llegaría tras un piscinazo de Suárez. Gerrard lanzó el penalti, que casi atrapa Guzan. Tras el gol, fue como si ambos equipos firmasen las tablas como buenas, con apenas empuje. Un resultado malo para el Liverpool, que va perdiendo poco a poco la carrera por la liga.

Comments are closed.