Entrevista a Begoña Pérez (I): «Wenger es un entrenador agotado»

Ocho años en Londres ‘peleándose’ con los clubes más poderosos dan para muchas historias. Begoña Pérez (Pontevedra, 1976) es la corresponsal de la cadena Cope en la capital inglesa; además, escribe una columna semanal para El Mundo y está iniciando un ambicioso proyecto con TalkSport. Experta en la Premier League, es una de las voces más autorizadas para hablar de todo lo que concierne al fútbol de las islas. ‘Proyecto Premier’ ha contactado con ella para repasar toda la actualidad del balompié británico.

Pregunta: Lo primero, creo que es de obligación preguntar por Di Canio. Su fichaje por el Sunderland ha levantado mucha pólvora y las primeras consecuencias de su llegada ya han surgido con la dimisión del vicepresidente Miliband. ¿Qué se opina sobre todo esto en Inglaterra?

Begoña Pérez, corresponsal de COPE en Londres | IONE SAIZAR

Respuesta: Da la sensación de que algunos medios ingleses se han dado cuenta ahora de que Di Canio acaba de llegar, y hasta hace nada ya estaba en el Swindon. Pero claro, la dimensión de la Premier es mucho mayor y por eso ahora han prestado más atención. Yo nunca he sido partidaria de mezclar política y fútbol, pero en este caso sí creo que hay algunos límites que no deben pasarse. Di Canio se definió fascista en el pasado, está en un campeonato que se autoproclama políticamente correcto y un país que sufrió los bombardeos del nazismo. Pero al margen de su ideología, no se entiende porque tampoco ha demostrado tanto como entrenador como para subir a Premier League.

P.: ¿Es quizá más un personaje que un entrenador?

R.: Sí, Di Canio es un personaje que va a dar mucho juego a la prensa. Da la sensación de que a veces se da más importancia a la gente que cae graciosa que a entrenadores con buena experiencia. El otro día leía a un columnista del Daily Mail que decía que había muchos entrenadores ingleses que habían hecho lo mismo que él y nunca habían aparecido a las quinielas para equipos de la Premier. Se ha optado más por un personaje que por un profesional.

P.: Durante las últimas semanas se está hablando mucho en España e Inglaterra de una posible vuelta de Mourinho a Stamford Bridge. ¿Hay posibilidades reales de que eso ocurra?

R.: Reales, reales, no. Hay un juego de tira y afloja, de filtraciones… Si sale del Madrid no iba a tener muchas opciones. En la Premier sí que es verdad que parece que al único equipo que podría ir es el Chelsea, pero da la sensación de que está jugando sus cartas. Por parte del Chelsea tampoco hay información de que haya una intención firme de fichar a Mourinho. Veremos a ver qué pasa, aunque no sé si Mourinho sería la mejor opción para el Chelsea o si el Chelsea sería la mejor opción para Mourinho.

P.: El Chelsea es un club un poco ‘tiburón’ con los entrenadores, se los come de dos en dos…

R.: Se le están acabando las opciones. Se ha convertido en un club que prescinde de entrenadores con tanta facilidad que ha hecho que ahora sea un club poco apetecible para algunos entrenadores. Ahí está el caso de Guardiola, que por mucho que ha insistido Abramovich no ha querido comprometerse. A Villas Boas le prometieron un proyecto a largo plazo y al final se vio en la tesitura de no poder llevar adelante su proyecto: no pudo desprenderse de la vieja guardia ni rejuvenecer el equipo y al final acabó como acabó.

P.: ¿Puede ser éste el año de la salida de Wenger del Arsenal? Cuesta tanto imaginárselo en otro equipo…

R.: Yo creo que Wenger es un entrenador agotado. Todo el mundo habla de que el fin de ciclo ha llegado esta temporada, aunque yo creo que empezó hace varios años. Llegó como un entrenador pionero, cambiando hábitos de alimentación, variando el estilo de juego, etc. pero es un entrenador que se ha quedado atrás en muchos aspectos.

P.: Y el coste deportivo que está pagando la construcción del nuevo estadio es enorme.

R.: Sí, el hecho de que el Arsenal tuviera que apretarse el cinturón con el nuevo estadio hizo que dejase de apostar por jugadores más veteranos. Ha jugado con fuego a la hora de intentar apostar por talento joven y dejar escapar a estrellas que vieron que sus ilusiones no estaban colmadas con este proyecto. Aunque independientemente de las limitaciones económicas, en la parcela deportiva Wenger también tiene que asumir sus errores. El Arsenal no puede estar ocho temporadas sin ganar un título y en ese sentido Wenger no ha estado a la altura.

P.: Da la sensación de que el Manchester City está desaprovechando con Mancini en el banquillo el enorme potencial que posee. ¿Tiene respaldo del vestuario? Porque cuesta imaginar que gente tan creativa como Silva, Nasri o el ‘Kun’ respalden a un entrenador que les supone un freno.

R.: Desde fuera es frustrante, desde luego. Yo tengo la sensación de que el vestuario, si es que alguna vez tuvo fe en él, tiene menos que antes. Es un entrenador que ha sido muy conservador en un equipo del que se espera mucho. No puede utilizar como excusa que necesita diez años para ganar la Champions. En el momento que tienes jugadores de talla internacional estás obligado a avanzar más en Europa y Mancini tiene gran culpa de lo que ha pasado.

P.: ¿Crees que seguirá la temporada que viene en el banquillo?

R.: Yo creo que el club se va a replantear cosas a final de temporada. Lo que pasa es lo contrario al Chelsea. La gente del Emirato no quiere que sean vistos como ricachones impacientes por el bien de la marca de Abu Dhabi, porque eso les perjudicaría en sus negocios. Por eso han sido tan pacientes con Mancini, con los problemas de Balotelli, de Tévez… nunca han tomado medidas drásticas. Cuando termine la temporada harán balance y tomarán decisiones. El deseo del club era Guardiola, pero no ha podido ser.

P.: Para ir terminando con entrenadores. Roberto Martínez tiene muy buen cartel en Inglaterra pero año tras año sigue en el Wigan. ¿Le veremos a corto plazo en un club con mayores aspiraciones?

R.: Ha tenido la oportunidad de hacerlo. Ya rechazó al Liverpool y al Aston Villa. Lo que pasa es que tiene una historia de fidelidad con el Wigan, de lealtad al presidente que le fichó como jugador y que ha confiado siempre en él a pesar de haber caminado sobre el alambre. Él es muy joven y entenderá que tiene que esperar a un proyecto más sólido antes que saltar a primera plana y que su primera temporada sea un fracaso.

P.: ¿Es Bob Martínez un poco como el ‘suena Míchel’ famoso en España?

R.: Sí, bueno (risas), ahora es Gus Poyet. Roberto es un buen entrenador pero se lo ha querido tomar con calma. Yo creo que se van a salvar –el Aston Villa lo tiene peor- y tiene muy cerca llegar a la final de la FA Cup. Jugaría seguramente la Europa League y eso ya es todo un logro.

Por cuestiones de espacio, aquí termina la PRIMERA PARTE de la entrevista. Si quieres saber qué piensa Begoña Pérez de Fernando Torres, las últimas novedades sobre el futuro de Pepe Reina, Rooney o Gareth Bale, ¡lee ya la segunda parte!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*